Social Icons

facebook google plus Mail

El Camino Correcto

A veces, en nuestras vidas, empiezan a surgirnos ciertas preguntas, dudas, cuestiones que nos hacen querer parar un poco el tren, bajarnos, qudarnos al costado del camino y mirar hacia atrás, y así poder observar qué fue lo que pasó en ese recorrido en el que este tren iba a mil y no podíamos pararlo.

En la corta vida de nuestra academia, a menudo se nos plantean esas preguntas, y sentimos la necesidad de ver qué pasó en nuestras vidas mientras sólo nos dedicabamos a entrenar.

Y al mirar el camino, vemos muchas cosas buenas y pocas cosas malas. Vemos que todo transcurrió con mucha felicidad, que cada nuevo integrante, cada amigo nuevo que hicimos, nos trajo más felicidad, más fuerzas para seguir en este camino que elegimos.

Vemos que este camino de poca vida, fue hasta ahora un camino larguísimo y lleno de momentos hermosos.

Cuando éramos 3 o 4 entrenando, Pope nos daba sus mejores clases, como si se tratara de un seminario internacional en el cual él era el gran Campeón... Cuando alguien se lastimaba, cuando alguien no estaba bien, cuando alguien necesitaba una mano, ahí estaba nuestro profe, llamándonos, preocupándose por nosotros, haciendonos saber que él estaba ahí para nosotros. Este fue el camino que Pope nos mostró, el que eligió para nuestra academia, una forma de vivir en la cual él nos dá día a día lo mejor de sí mismo y nos enseña que la mejor forma de seguir en este viaje es dar siempre lo mejor de nosotros.

Y este bebé llamado 360 belgrano o Pope team, fue creciendo léntamente, subido a un tren que iba despacito pero sin detenerse... Y así, fuimos recibiendo compañeros de viaje, hermanos de la vida... Compañeros de entrenamiento, como les dicen en algunas academias.

Algunos de ellos, talentosos como pocos, otros no tanto... Algunos, con dedicación exclusiva, otros menos comprometidos... Pero eso sí: todos, absolutamente TODOS, imprescindibles en esta hermandad.

Cómo no hablar de Ari, el gran guerrero, nuestro hermano mayor, nuestro profe, nuestro guía y consejero, nuestro pilar, nuestro mejor ejemplo a seguir.

Jack, Kevin y el Pollito: 3 pendejitos que llegaron sin saber nada de piso y hoy, con ese talento que los caracteriza, son unos de los grandes referentes de nuestra academia.

Luigi, Edu, Grandote, Jorgito, Pequeño, Sergito y Mangueira: ellos son los veteranos de la academia. Son grandes ejemplos de perseverancia, optimismo y superación personal.

Todos los chicos relativamente nuevos, como El mono, Amigo, Muchacho, Ramirez, Parecido, Santi, Agustin y Cuñado, Roth, Mati, Tapo, Nacho, Nico, Jony Bis, Lauro, Mike y tantos otros que vinieron para hacer posible este pequeño pero gran sueño.

Los no tan nuevos, como el Colo, Ivan, Walter y Gonza... Otros grosos que vinieron para hacer crecer a este grupo humano.

El tío Esteban, ese pibe con cara de bueno que ninguno quisiera tener como enemigo.

El gran Gustavo Guardia.

Las chicas... Definitivamente, Dany, Laurita y Pame trajeron a este grupo un mundo diferente y desconocido para nosotros. Pocas academias pueden hacer alarde de tener tatuadora, cocinera y escritora tan grosas...

Nuestros compañeros de viaje de toda la vida, como Mechi, Edu Vieyra, Fede, Jebus y toda su tropa! Ellos son nuestros primitos, y son parte de nuestro jiujitsu.

Nuestros primos de Mendoza: un capítulo aparte para esa parte de la familia que está tan lejos pero siempre cerca nuestro.

Nuestro tío Carlos Villamor, que nos dio la confianza de su bandera para que la llevemos y defendamos en cada torneo.

Y al final, pero no por eso menos importante, Dudú: el aporte que hace a nuestro deporte es difícilmente mensurable. Desinteresadamente, siempre nos dio lo mejor de sí, como amigo, como profesor, como si fuera de nuestra academia.

A todos ellos, que formaron parte de este pequeño y gran viaje les queremos agradecer. Por ser quienes son, por confiar en nosotros, porque hacen que al mirar hacia atrás veamos con alegría el camino transitado, y porque hacen que cada día en este mundo lo vivamos con la felicidad de saber que estamos en el camino correcto.

A todos nuestros hermanos y amigos que se están yendo a Brasil a competir, les deseamos lo mejor de lo mejor: Ari, Dudú, Fede: nos llevan en sus kimonos!

Yo, por mi parte, sólo puedo dar las gracias por ser parte de esta gran familia.

Jony.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Nota de Responsabilidad

En este sitio web no se realizan actos de comercio. No se venden bienes o servicios. Sólo se pone a disposición información sobre bienes o servicios ofrecidos por terceros.